miércoles, 4 de junio de 2014

DocsBarcelona 2013: Ciencia vs Oscurantismo



Barcelona se ha convertido una vez más (y ya van 17) en capital mundial del cine documental. Este año, el ya consagrado DocsBarcelona ha puesto su punto de mira en las protestas y denuncias ciudadanas, un mero reflejo de lo que estaba sucediendo en Barcelona al otro lado de las pantallas de cine. En total, más de 40 títulos nacionales e internacionales cargados de historias únicas y personajes que luchan por un mundo mejor. En DP1984 nos hemos aproximado a nueve de esas propuestas de las cuales hoy nos vamos a centrar en tres que giran en torno a la ciencia, la pseudociencia y el oscurantismo, lo que degenera en una siniestra mutación.

Empezamos por el reto científico más ambicioso de la historia de nuestro conocimiento. Desde los días en que Isaac Newton instauró el método científico hasta la actualidad, la culminación de cualquier teoría o modelo matemático que pretenda predecir el comportamiento la realidad, tiene que experimentarse en un laboratorio, y ahí viene el problema. Para poder simular algunas de las teorías actuales se construyó el “Gran Colisionador de Hadrones” de Ginebra que tras años de especulaciones, en 2012 demostró la existencia del bosón de Higgs o como le gusta a los medios 'la partícula de Dios'.



El documental Locos por las partículas nos introduce todos estos conceptos de física actual de forma básica y sencilla para llegar al gran público. Nos presenta a algunos de los protagonistas de este hito, aunque no hay que olvidar que estamos hablando de un proyecto por el que han pasado unos 10.000 científicos de más de 100 países. ¿Os imagináis lo que significaría poder ver a Newton cuando demostró la teoría de la gravitación universal o a Einstein durante la demostración de la teoría de la relatividad (si es que hubiese estado presente, que no lo estuvo)? Locos por las partículas nos ofrece la posibilidad de ver a Higgs y las reacciones en directo de la comunidad científica desde el propio CERN en directo. Esta pieza de divulgación queda para la posteridad y demuestra que la ciencia puede ser divertida, interesante, apasionante y accesible. Aún tenéis unos días para poder verla en filmin.  

Durante una de las presentaciones del proyecto del acelerador de partículas podemos observar como un economista le pregunta al científico, durante la exposición, sobre la utilidad económica de semejante proeza. El científico le responde sencillamente "no tengo ni idea". Por otro lado el ejecutivo Rainer Voss, protagonista de Confesiones de un banquero nos desvela que para un ser humano cualquiera, entender las disquisiciones financieras que expone ante la cámara es algo tan esotérico como la demostración de la existencia del bosón de Higgs. En la misma línea contradictoria, mientras que Locos por las partículas nos introduce con transparencia las teorías más complejas de la física teórica actual sin mostrar una sola fórmula matemática, en Confesiones de un banquero observamos a Voss escribiendo en una ventana un ejemplo de apuestas sencillo (o eso dice él) sobre el interés 'franco suizo - yen', uno de los múltiples ejemplos de la falsa transparencia del segundo documental del que os vamos a hablar.



El cebo de Confesiones de un banquero es muy tentador: un ex banquero decide confesar ante la cámara todo tipo de prácticas despiadadas que se materializan en la economía financiera de altos vuelos. Voss señala desde un principio que no va a explicarlo todo y que se guarda secretos, lo que se le olvida decir es que durante una hora y media va a reproducir todos los pronósticos y trivialidades que cualquier persona conoce y que lo poco que podría aclarar, lo explica de forma confusa voluntariamente, léase de nuevo su fórmula sobre el interés 'franco suizo - yen', muy aclaradora según él mismo. Que no os engañen, no es inentendible, es que no lo quiere explicar bien. En lo formal el documental se basa en un formato muy austero de entrevista desarrollada en una sucursal bancaria abandonada tras una fusión, todo ello ambientado en una arquitectura gélida de rascacielos muy acertada. El problema es, ¿qué credibilidad tiene el testimonio de este personaje que sin moverse por el arrepentimiento se dedica a realizar pronósticos sensacionalistas para que el espectador se quede con los tres conceptos apocalípticos que le apetece? Pues eso, vender que estás aportando luz cuando solo añades oscuridad, pseudociencia.

De la pseudociencia al oscurantismo. El documental Bugarach, uno de los más visto de esta edición del Docs, nos habla de este pequeño pueblo del sur de Francia y del surrealista rumor que se extendió el año 2012 que afirmaba ser el único lugar del planeta que presuntamente se salvaría del apocalipsis, aquel que predijeron los mayas. Con este aparentemente divertido punto de partida conoceremos a los habitantes del pueblo que conforme se acerca la fecha del 21 de diciembre verán alterada su paz habitual con la llegada de todo tipo de chalados. Lo que prometía ser el retrato costumbrista de una comunidad y de todo tipo de personajes y excentricidades varias, acaba cayendo en la monotonía y al final las expectativas de la película se quedan en el mismo lugar que la de los que esperaban el citado apocalipsis, decepción. ¿Una buena idea mal llevada o una idea que en realidad no daba para tanto? Siempre nos quedará la posibilidad de viajar a Bugarach algún día y descubrir si como dicen los rumores realmente hay una nave extraterrestre bajo su montaña. Continuará...



2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...